La obesidad infantil se previene en casa

La obesidad infantil se previene en casa

La obesidad infantil se previene en casa

Publicado 06 de Noviembre

Asegurarte que tus hijos coman sanamente va mucho más allá de llenar tu refrigerador y alacena de frutas y verduras frescas, existen muchos otros hábitos que pueden afectar sus decisiones alimenticias.

  1. Prepárales un desayuno nutritivo cada mañana antes de ir a la escuela, esto los llenará de energía para rendir al máximo y no sentirán tanta hambre a la hora del almuerzo, si están satisfechos, es más probable que se alejen de los dulces o frituras .

  2. Al igual que el desayuno, el almuerzo debe ser saludable. Las leches saborizadas y los panecitos de chocolate no son un almuerzo nutritivo para ellos; procura incluir alguna fruta o verdura, un cereal y alguna proteína. Un sándwich de queso con verduras y una manzana son una buena opción.

  3. Ofrécele agua todo el tiempo. Si tiene sed, dale un vaso, en su almuerzo incluye una botella de agua, después del partido de futbol o la clase de ballet vuelve a ofrecerla. Evita que tus hijos tomen aguas azucaradas ya que tienen mucha azúcar innecesaria para ellos.

  4. No lo premies o castigues con comida. Esto puede provocar que crezca teniendo una mala relación con los alimentos, que después puede convertirse en un trastorno de alimentación.

  5. Nada habla mejor que tus propias acciones, no permitas que tus hijos te vean comiendo lo que a ellos no les permites comer. Qué mejor manera de mejorar la salud de tus hijos que empezar por ti misma, poniendo el ejemplo.

Tus hijos están en crecimiento constante, necesitan energía para poder jugar, aprender y crecer,  y la mejor manera de lograrlo es con una correcta nutrición.

Regresar